Oso Andino

Fecha de Publicación: 15 Apr 2017
Cita: Rodríguez Páez SA, Reyes González L, Rodríguez Álvarez C, González-Maya JF & Vela-Vargas IM. 2016. El Oso Andino Guardián de los Bosques. Gobernación de Cundinamarca, Parque Jaime Duque. Bogotá, Colombia. 58 pp.

El Oso Andino Guardián de los Bosques

Una de las especies más sobresalientes, e incluso uno de los principales representantes de los ecosistemas andinos es el Oso Andino u Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus), el cual se encuentra categorizado como en estado Vulnerable a la extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Los asentamientos humanos y la consecuente pérdida de las áreas boscosas para el desarrollo de actividades agropecuarias son una de las causas que contribuye de manera considerable al declive poblacional de la especie, debido a que no sólo afecta la disponibilidad y continuidad del hábitat, sino que propicia la cacería y las potenciales relaciones negativas con animales domésticos. A pesar de que muchas áreas protegidas se han establecido en los últimos 20 años, estas áreas protegen sólo una fracción del hábitat del Oso Andino restante, y por ende, los paisajes no protegidos, o dominados por humanos, son fundamentales para su conservación. Por otra parte, incluso dentro de áreas protegidas, los Osos son vulnerables a la destrucción del hábitat y la caza furtiva debido a que muchas zonas no pueden ser protegidas de forma adecuada. Basado sólo en las tendencias de crecimiento de la población humana (y el consecuente deterioro del hábitat y una mayor explotación de las poblaciones de animales que esto conlleva inevitablemente), el Oso Andino se encuentra entre los carnívoros que son más propensos a moverse hacia la extinción. Bajo el escenario actual de crecimiento humano, y la expansión de sus actividades sin planificación, se espera que para el año 2030 el Oso Andino se encuentre en una categoría aún mayor de riesgo (En Peligro).

leer publicación